10 tips para ahorrar la cuota inicial de una casa

10 tips para ahorrar la cuota inicial de una casa

Ahorra y consigue tu sueño de tener casa propia pagando la cuota inicial.

Si tu deseo es tener casa propia, empieza por ahorrar la cuota inicial. Algunas recomendaciones para lograrlo. 

Cuando se está pensando en invertir en vivienda nueva, ahorrar la cuota inicial es el primer paso que una persona puede dar para cumplir su sueño de tener casa propia. 

Aunque existen créditos y subsidios del gobierno para tener la cuota inicial, expertos en finanzas consideran que tener esta, ya sea a partir de un ahorro propio o por medio de las cesantías, es lo más recomendado.

¿Por qué es mejor contar con la cuota inicial?  

De esta manera el endeudamiento es menor, tiene mayores facilidades a la hora de adquirir un crédito o un subsidio y podrías evitar incurrir en una doble obligación que puede ser difícil de sostener, poniendo así tus finanzas en peligro.

Por lo general, la cuota inicial está entre el 20% y el 30% del valor total del inmueble. Independientemente del porcentaje de la cuota inicial que se paga durante la construcción de un proyecto, vale la pena recordar que las entidades financieras solo pueden prestar hasta el 70% del valor comercial de la vivienda.

Estar inmerso en un estilo de vida de consumo, el cual constantemente invita a consumir y comprar, ahorrar puede resultar muy complejo, pero si tu deseo es tener casa propia no tendrás otra alternativa.

Estos son algunos tips para ahorrar la cuota inicial de una casa:

  1. Lo primero que deberás tener en cuenta cuando vayas a comprar vivienda es ser consciente de tus finanzas: cuánto ganas, cuánto gastas, cuánto podrías eventualmente ahorrar y cuánto te podrías endeudar.
  2. Luego de definir tus finanzas, deberás determinar el monto mensual que podrías destinar para ahorrar. Para comenzar a ahorrar, las entidades financieras recomiendan destinar mínimo el 10% de los ingresos para ahorro, el cual debería incrementar poco a poco.
  3. Para personas que viven en pareja y tienen hijos se considera que la distribución ideal debe ser 70% para gastos y 30% para ahorros. Incluso si su estilo de vida se lo permite, podría destinar más excedentes para ahorro.
  4. Enfrenta todas tus deudas y ten al día tus tarjetas de crédito.
  5. Evita el sobreendeudamiento. Esta es una recomendación clásica y sabia: no gastes más de lo que puedes. Ten en cuenta los límites de tu presupuesto y evita usar más créditos hasta haber saldado por completo los que tienes.
  6. Diferencia entre un deseo y una necesidad; así podrás evitar compras innecesarias y destinar, por el contrario, esos recursos a incrementar tu ahorro.
  7. Suma todos los ingresos estables de los compradores. (No cuentes con ingresos temporales o inciertos). 
  8. Si la suma de los ingresos es inferior a cuatro salarios mínimos, puedes solicitar el Subsidio Familiar de Vivienda. Este lo puedes solicitar en tu Caja de Compensación Familiar o al Fondo Nacional de Vivienda, el cual otorga el Subsidio de Vivienda Urbana sino estás afiliado a una Caja de Compensación Familiar. Por su parte, los subsidios para viviendas ubicadas en zona rural son asignados por el Banco Agrario de Colombia S.A.  
  9. Para lograr reunir la cuota inicial, lo primero es disponer con los ahorros que puedas usar como cesantías, primas e incluso lo que puedas obtener por vender bienes.
  10. Recuerda que además de contar con  la cuota inicial, debes considerar los gastos adicionales que se generan al comprar vivienda como costos de evaluación del crédito, escrituración y registro entre otros. Si no dispones de dinero para cubrirlos, debes descontarlos del disponible y contar con menos dinero para cuota inicial.