Perro

getsemani-cartagena

Así es Getsemaní, uno de los barrios más lindos de Cartagena

Mayo 26, 2022 · 9 minutos de lectura

Cartagena es un destino buscado por todo tipo de turistas de todo el mundo en cualquier momento del año. Es uno de esos lugares que, sin importar la temporada, siempre tiene un número importante de visitantes locales e internacionales y al que siempre se quiere regresar así ya se haya visitado por sus múltiples atractivos.

La Heroica es una ciudad que se destaca por su alegría, colorido y sabor, siendo Getsemaní es uno de los barrios principales cuando de esos tres factores se trata. A continuación, reunimos lo mejor de este sector para que lo conozcas a fondo y lo disfrutes mucho más en tu próxima visita.

Historia del barrio Getsemaní

Getsemaní es un barrio con una historia contundente que siempre ha estado ligada a los movimientos de protesta y revolución. En sus orígenes fue una isla a las afueras de la ciudad amurallada separada de la ciudad, y en tiempos coloniales fue el barrio donde vivieron muchos de los esclavos que llegaron desde África a Colombia para asentarse en el puerto de Cartagena.

Este territorio fue cada vez más habitado y se convirtió en un lugar clave para la posterior emancipación en contra de la esclavitud de la población negra, y fue allí donde se gestó el Grito de Independencia. Allí también se construyó el Convento de San Francisco por intervención de religiosos españoles que en 1900 se convirtió en una de las primeras salas de proyección cinematográfica del país.

Hasta los años 70 el mayor ingreso económico del sector fue el mercado que se ubicaba donde hoy queda el Centro de Convenciones. Después se dieron desplazamientos que trajeron como consecuencia el deterioro en los entornos del centro histórico que terminaron siendo escenarios para actividades ilícitas. Durante esos años Getsemaní se asociaba con pobreza y falta de oportunidades.

Después de que la UNESCO declarara a Cartagena como Patrimonio Histórico y Cultural de la Humanidad en 1984 , algunos habitantes de la ciudad y el barrio tomaron conciencia sobre la necesidad de proteger dicho patrimonio. Así fue como empezaron a surgir algunas organizaciones y liderazgos significativos que han traído orden y cuidado a Getsemaní. Desde hace un par de años se busca que se le declare a la vida del barrio como patrimonio inmaterial.

Desde hace unos 10 años la zona se ha venido transformando a pasos agigantados gracias a la inversión de turistas extranjeros que vieron su potencial y compraron muchas de las casonas para convertirlas en hoteles, hostales y lugares de entretenimiento.

Beneficios de vivir en Getsemaní

Vivir en un barrio como Getsemaní tiene distintas ventajas entre las que se destacan:

  • Calidez: Pisar Getsemaní es sentir de inmediato la buena onda de su comunidad. Música, sonrisas y familiaridad son las constantes entre los vecinos que se sientan a charlar en las entradas y portones ofreciendo un trato amable, cercano y solidario a quien se acerque y tenga una duda o necesidad.

  • Gran riqueza cultural: El barrio tiene un ambiente bohemio y allí se reúnen diversas expresiones culturales y artísticas que recogen muchas de la herencia de la gente que ha habitado desde sus inicios. Las distintas artesanías, las obras de street art, la música en vivo, la galería de arte y las delicias gastronómicas le dan a Getsemaní una riqueza cultural inmensa.

  • Vida nocturna Siempre es posible encontrar dónde vivir una buena rumba en Cartagena y más aún, en Getsemaní. Todos los ritmos, especialmente los tropicales y latinos, inunda los bares y discotecas del sector que cada día crecen en número y variedad. Y no solo allí se vive la rumba, a veces son sus calles las que se transforman en el escenario propicio para una fiesta inolvidable.

  • Belleza y colorido Caminar por las calles de este barrio es encontrar belleza en todos los rincones. Las casas suelen tener un nombre de un ser querido de la familia y un color en particular, haciendo que el naranja, el verde, el amarillo, el azul y todos los colores del arcoíris conviven en perfecta armonía junto a las hermosas obras de arte callejero en grandes formatos que se han pintado en muros y fachadas.

La transformación que se dio en Getsemaní a través del arte comenzó en el año 2013 con el primer Festival de Culturas Urbanas de Cartagena, que integró a los habitantes de la zona para crear una manera diferente de vivir el barrio. 25 artistas nacionales e internacionales plasmaron su historia, su identidad y sus ideales sobre la ciudad y el barrio llenando sus calles de color y significado.

Además, los jardines ubicados en patios, entradas y ventanas adornan con plantas y flores tropicales los recorridos de quienes visitan Getsemaní.

  • Oferta gastronómica La oferta es bastante amplia: desde los callejeros fritos tradicionales hasta pizzerías, bares de tapas, restaurantes especializados en delicias del mar y panaderías con delicias locales y extranjeras.

  • Cercanía Gracias a su ubicación, es posible desplazarse a otras partes de la ciudad como el centro o Bocagrande con mucha facilidad, ya sea a pie o a bordo de los diferentes buses de servicio público que pasan por el barrio con frecuencia.

lanzamientos-col

Calles principales

Al estar tan cerca de la Ciudad Amurallada, la ubicación de Getsemaní es privilegiada. Para llegar solo se necesita pasar la reconocida Torre del Reloj y atravesar el Parque del Centenario.

El barrio se caracteriza por sus callejuelas emblemáticas, dentro de las principales están:

Calle de San Juan

Se encuentra en un callejón curvado que la hace fácilmente reconocible y está atravesada por una vía de tres metros de ancho. De un lado se encuentra un muro en pedazos con restos de arte urbano y del otro lado, hay casas multicolor donde viven los nativos.

Calle de las Chancletas

Las enredaderas que salen de paredes y jardines le dan una belleza única a esta calle llena de avisos tradicionales en locales y comercios. Allí se encuentra “Las Tablitas”, una casa de apariencia rústica construida solo con tablas que hoy es una buena parada para que los caminantes se refresquen tomando algo mientras la visitan.

Calle de la Media Luna

Aunque en tiempos pasados esta calle llegó a tener un ambiente denso por ser una zona de tolerancia, en los últimos años y gracias a la inversión de extranjeros que han visto el potencial de Getsemaní, han abierto allí lugares que ya se han convertido en icónicos como el bar Havana Club, donde se puede disfrutar de salsa en vivo.

Calle Larga

Esta calle es una de las más recorridas pues es la ruta hostelera y gastronómica que conecta con la Plazoleta del Pozo. Se destaca también porque allí vivió Pedro Romero, protagonista de la Independencia y líder de los lanceros de Getsemaní.

Calle del Guerrero

Esta es la calle de la rumba. Aquí tienen lugar bares, discotecas y otros sitios para la vida nocturna. También cuenta con una buena oferta de restaurantes familiares. Se conecta directamente con la Plaza de la Trinidad, que es el epicentro de Getsemaní.

Calle de la Sierpe

Aquí confluye lo mejor de la gastronomía mundial: comida árabe, italiana, caribeña y vegana para todos los gustos y planes. Desde una cena sencilla en pareja hasta ver un partido de fútbol entre amigos, en esta calle se come y se bebe delicioso.

Calle de las Sombrillas

Cubierto por sombrillas de todos los colores y banderines, este callejón angosto fue el pionero en este estilo de decoración en el barrio. Al recorrerlo se pueden apreciar lado a lado las magníficas obras de arte urbano que crean una composición llena de matices y diversidad.

Calidad y costo de vida

Aunque llegar a la calma del presente no ha sido un proceso sencillo a través de los años, hoy se respira en el barrio Getsemaní un ambiente alternativo y particular pues es una zona donde se mezcla la vida tranquila tradicional de barrio y el caótico ritmo de la actividad turística.

El costo de vida ha incrementado últimamente por la gentrificación que ha sufrido la zona en los años más recientes. Esto ha llevado a la creación de iniciativas y campañas locales para crear una atmósfera que permita el turismo sostenible y que quienes han nacido y crecido en el barrio no se sientan desplazados por los turistas y visitantes.

Aun teniendo esto en cuenta, de boca de los mismos cartageneros se escucha decir que Getsemaní sigue siendo uno de los mejores lugares para vivir en la ciudad.

Guía de educación financiera inmobiliaria en Colombia | La Haus

Actividades económicas

Como todo buen barrio de tradición, Getsemaní siempre ha tenido parte de su actividad económica centrada en comercios cotidianos, necesarios para el día a día de quienes lo habitan como panaderías, ebanisterías, modisterías y tiendas de abarrotes.

Con el aumento creciente que ha tenido el turismo en el sector a través de los años recientes, los negocios de la zona se han orientado a suplir muchas de las necesidades de los visitantes: hospedajes, restaurantes, bares y discotecas brindan una amplia oferta de experiencias y momentos para todo tipo de público.

Los hospedajes son un fuerte en Getsemaní. Hostales, hoteles boutique, casas coloniales y hoteles emplean a varios habitantes de la zona y generan un movimiento importante en la economía del barrio, así como los negocios relacionados con la gastronomía y la vida nocturna.

Qué hacer en Getsemaní

Además de recorrer sus calles con diferentes guías y tours, en Getsemaní se puede experimentar la vida cotidiana de una ciudad como Cartagena de Indias. Al visitar la Plaza de la Santísima Trinidad, se puede apreciar la sencilla pero muy bien conservada iglesia que le da su nombre a la plaza. Allí se pueden disfrutar de conversaciones tranquilas entre los habitantes, muestras de música en vivo en las noches y exquisita comida callejera en cualquier momento del día.

La Plaza del Pozo también es un punto de encuentro obligado y lleno de historias para habitantes y curiosos pues aquí era donde se celebraban las fiestas populares en tiempos pasados.

Otros lugares imperdibles en Getsemaní son el Centro de Convenciones, el Muelle de los Pegasos, el Camellón de Los Mártires y el Parque Centenario.

Vivir en Getsemaní

Podemos concluir que vivir en Getsemaní puede ser una experiencia única en la vida. Si bien la posibilidad de adquirir una propiedad en la zona puede parecer difícil por la escasa oferta, tener la oportunidad de habitar el barrio, así sea por unos cuantos días al año, le abre la puerta a la aventura de descubrir una ciudad como Cartagena con ojos de local.

Aunque esto es posible a través de estadías en hoteles y hostales tradicionales, la mejor manera de tener una experiencia más cercana es hospedándose en casas o lugares que ofrezcan rentas de corta estancia. Despertar bajo sus frescos techos altos y caminar bajo los arcos que caracterizan a las construcciones más antiguas, deja una sensación de intimidad que llena el corazón de los turistas.

Si existe el deseo y la posibilidad de comprar una casa en Cartagena, también es válido considerar la oportunidad de encontrar una propiedad en áreas vecinas al barrio Getsemaní donde la oferta del mercado inmobiliario ha empezado a crecer cada vez más.

Quienes somos

Escrito por:

La Haus Colombia

Te ofrecemos mejor experiencia para comprar casas y apartamentos en Bogotá y Medellin. Te asesoramos desde que buscas hasta que compras tu nuevo hogar.

Encuentra Apartamentos en venta en Medellín y en Bogotá

  • Apartamento
  • Casa
  • Finca
  • Lote
  • Nueva
  • Usada
  • Ambas